viernes, 23 de enero de 2009

tragicomedia

tragi:

vuelvo a tener un alien que quiere salir de mi estómago.
vuelvo a tener ganas de vomitar.
noto mis músculos tensos esperando por tí.
anoche en mi sueño corría por un mundo oscuro, corria como nunca, me quedaba sin aliento, sin respiración. pero seguía corriendo con todas mis fuerzas sin saber qué pisaba sin saber a dónde iba con la seguridad que que avanzaba de que sólo avanzaba porque sólo podía avanzar. que me comería mi suerte y mis desgracias, que nada importaba ya porque daba igual todo. todo. porque avanzaba. a los lados de mi camino a veces habían destellos de luz, o pequeñas luces de feria que intentaban hacerme el camino más fácil pero no me importaba porque no podía pararme y seguía y me cansaba y no podía respirar pero con más garra que nunca pisaba la oscuridad, hundía mis pies en el mundo con incertidumbre feliz porque me esperaba una puerta al final del todo. una puerta con luz se hacercaba cada vez más. una luz de verdad. una luz que solo podía hacerme crecer. y joder, eras tú el que abría la puta puerta. (11)



comedia:

esta tarde fui al oculista.
no tenía más remedio que ir ya que no veo ni tres montados en un burro.
bueno, pues fui y curiosamente llegué a tiempo, sin ningún problema (otra vez sin problemas, estoy asombrada), entré, me senté en la sala de espera y esperé que es lo lógico en estos casos.
al rato de estar allí un señor que estaba sentado en frente de mí se levantó y se dirigió a una terraza que tenía la sala de espera y el pobre se pegó una hostia contra el cristal (semi cerrado) que tenía la puerta corredera de la terraza que casi se lo lleva por delante. sonó monstruoso el golpe que el hombre se dió. estas cosas sólo las había visto en las películas o en los programas esos de caidas. es superchungo estar dentro de una sala de espera, mandarte una tremenda hostia contra un cristal que no ves y notar que las 11 personas que estan mirandote están intentando no partirse el culo en tu cara.
el hombre empezó a buscar la salida de una forma táctil, o sea, empezó a tocar el cristal a ver en donde acababa y no daba con el fin. yo que veía la parte que estaba abierta le dije: es por el otro lado caballero!. ahí me di cuenta que los únicos que hablamos fuimos un hombre (relativamente joven) que estaba sentado en uno de los sillones de la sala y yo. bueno, la mujer del señor del golpe dijo: "¿a dónde vas miniiiiño??, ayayayay que se maaaata.". no pude evitar descojonarme, fue imposible, menos mal que me estaba leyendo una "in touch" y me tapé la cara, después empecé a disimular para que creyeran que me reía de la revista. soy mala. todavía me estoy riendo no se partió la nariz de milagro.
bueno, después entré a la consulta y resulta que ahora soy miope. tengo miopía. 0,75 en el ojo derecho y 0,50 en el izquierdo. por suerte no es mucho pero suficiente para no ver de lejos y tener que llevar gafas. la bridget con gafas...todo un espectáculo.

salí de allí después de hacer amigos porque para no variar la gente sigue hablándome sin motivo. tengo un karma comunicativo o algo y eso la gente lo notará, supongo.
me fui al cortinglés a comprarme unas playeras para hacer deporte, ya saben, año nuevo vida nueva, y no veía nada a causa de las gotas que me pusieron en los ojos para dilatarme la pupila así que parecía un poco una tía rara (más de lo habitual), cogía los zapatos y los miraba con la mano estirada ya que no los veía si estaban a menos de 80 cms de mi cara. y para mirar el precio igual.
entonces pasó a mi lado un vendedor y le dije: "hola" mirándole a los ojos y cuando el me miró noté una rara expresión en su cara. claro, si mis pupilas parecían las pupilas de candy candy, parecía que me había comido 20pastillas y me iba a una rave de esas. el vendedor me ignoró por completo, me dijo hola y ya. se piró asustado. al final me despachó una señora que no notó nada.
iba en busca de unas nike para correr y acabé llevándome unas reebook marrones y rosadas con purpurina. sí. sigo siendo una chica glam.
volví a mi casa en guagua con un ataque de risa ya que recordé la hostia del señor de la sala de espera.

besos para todos toditos. y en especial para nacho vegas. (vaya obsesión tengo)